Ser uno mismo/a

SER UNO MISMO/A.

El ser uno mismo significa conectar con tu esencia. Ir más allá de convencionalismos estipulados. Poner al límite nuestras capacidades para pisar a fondo el acelerador y salir catapultado/a.

Atreverse a ser uno mismo/a no es sencillo cuando estamos más que acostumbrados a taparnos, a ocultarnos para que no se nos vea.

¡Qué tontería tan grande! Todo el mundo te ve… Incluso lo que ignoras, es de dominio público donde el único que falta de enterarse eres tú.

El inconsciente público hace que te ruborices cuando los demás te empujan a verte, a atreverte, a mirar donde pensabas que no había luz. Y cuando lo ves, todo resplandece y se vuelve del color del oro, del color de la magia. Donde el dolor se transforma en lo que es, amor retenido y lágrimas aguantadas por no llorarlas a tiempo.

Cuánto dolor – amor guardamos los seres humanos.

Cuánto amor del bueno, para irlo soltando en su momento adecuado.

Cuanto más abres la puerta, más permites que tu amor florezca.

Permite que salga aquello que ya no te hace brillar.

Permite que el lado oculto de tu luna, se vuelva sol.

Permite que tu luz brille aun cuando no haga sol.

Porque el mar en calma refleja la vida tranquila y el mar bravo anuncia tempestades y cambios.

Pues bienvenidos esos cambios que nos hacen más SER.

Que la luz abra vuestros corazones.
Que el amor riegue vuestras pasiones.
Que el abrigo de lo cotidiano forje una vida llena de armonía.
Que la paz del corazón inunde todo vuestro SER.

Permitiendo que el SER se acomode y habite en mí. Conectando con la esencia misma de la vida.

Aprendiendo a #vivirBiviendo. Destilando el aroma de la vida: el amor.

Bendiciones para todos/as.

María de Jesús.

Texto e imagen: María de Jesús.

Se el primero en compartir este post ¡gracias!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.