Eres brillante. Sé aunténtico/a.

ERES BRILLANTE.
Sé auténtico/a.

Brilla cada día, cada mañana, cada tarde, cada instante.

Conecta con lo más profundo de tu interior. Respira. Siente la calma, la serenidad que hay dentro.

Si alguno de tus fuegos está encendido, trata de cuidarlos para que no te quemen. Es principal que sean motor de tus acciones en positivo.

De nada sirve malgastar energías donde no se necesitan.

Reflexiona sobre tu vida, sobre tu presente. Conecta con tu dirección de vida, tu propósito, tu camino.

Respira hondo de nuevo. Ahora más despacio, profundo, sincero.

Ábrete a la vida.

Tu corazón activado hace de puente entre tu hoy y tu luego.

Deja que sea aquello que es.

Permitete recibir desde la inmensidad de tu Ser.

Calma tu cuerpo. Tus células viven extasiadas de tanto estimulo externo.

Agradece la bendición de estar en la tierra en este momento.

Percibe la inmensidad del amor en ti.

Reprograma tus creencias y valores.

Borra con la goma del amor los malos recuerdos.

Dibuja, pinta y escribe. Tu creatividad te llevará hacia lo nuevo.

Relájate. Ya todo está hecho.

Sigue y continúa con la paz que genera un trabajo realizado.

Disfrútalo.

Celebralo. Porque al celebrarlo coses y bordas con oro tu vida.

Mantente firme, eleva tu frecuencia, respira desde ahí arriba.

¿Lo ves? Ya has llegado a la cima.

Desde ahí, brilla.

Bendiciones y mucho amor para todos y todas.

Ana María de Jesús.

Se el primero en compartir este post ¡gracias!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.